Habitual Soledad

La soledad del poeta es la plenitud del poema (Ricardo Yáñez).

 
Leit motif
Los milagros que ocurren constantemente, siempre alrededor de Soledad. Esta es una bitácora para llevar el recuento de tales eventos.
Solitudine
Ma fa il possibile per non mettere in rima, rompe il verso, lo profana come un atto di resistenza.
Más del autor
Maga
hace poemas / piensa / la coartada abstracta / hace volar la moneda / y emprende su destino de ave / un truco más / Maga / la repetición interminable
miércoles, septiembre 28, 2011
.

Ahora sí vas a saber lo que es el ateísmo, sunshine.

Soledad dixit

.
Por Oscar Huerta @ 12:44 a. m.  
domingo, agosto 21, 2011
.

Dice Soledad.
Más vale tener la certeza que todo se va al carajo de inmediato, a estar con la incertidumbre de que algo pueda funcionar en el futuro.

.
Por Oscar Huerta @ 3:36 p. m.  
miércoles, mayo 18, 2011
.

Soledad en estado puro.

.
Por Oscar Huerta @ 11:58 a. m.  
miércoles, marzo 23, 2011
.

Estímulo: platico en el chat con Soledad.
Acto reflejo: pongo en mi player a tocar "I'm losing you" de John Lennon.

.
Por Oscar Huerta @ 2:42 p. m.  
domingo, mayo 09, 2010
.

Escena número 1. Messenger (fragmentos de).

Vicky Sancta says:
Oye! Soledad si existe
virtual diablo says:
sí, claro, existe
Vicky Sancta says:
Yo pensé...
virtual diablo says:
qué cosa
Vicky Sancta says:
no nada, olvídalo
virtual diablo says:
de acuerdo
Vicky Sancta says:
bueno que los poemas me los escribías a mi... o sea... que te inspirabas en mi... así me dijiste una vez
virtual diablo says:
ahora que sabes que Soledad existe eso cambia las cosas
Vicky Sancta says:
Me mentiste!
virtual diablo says:
digamos que use un recurso literario
Vicky Sancta says:
Y se puede saber cuáles si fueron hechos pensando en mi?
virtual diablo says:
importa?
Vicky Sancta says:
Me gustaría saberlo!
virtual diablo says:
quizá dos... tres... ya no tiene importancia



Escena número 2. Del amor eterno.

Siempre había asociado la felicidad con fríos extremos, por eso cuando su voz paso a través de mi y un escalofrío hizo temblar mi cuerpo, lo primero que tuve en mente al encontrarla buscando -y encontrándome- fue en que el amor a primera vista era real. Como un faro iba iluminando el horizonte de la calle mientras frenéticamente buscaba ¿importa lo que buscaba? creo que ya no.
La luz de una mirada, el calor de una voz, el fuego del tacto o el veneno del aroma que es inconfundible. A la distancia todas esas baratijas tienen una explicación bastante sencilla. Lo entendí cuando vagaba por el barrio de San Telmo y en los bazares de antigüedades reconocí fragmentos de vidas que habían quedado truncadas... por la muerte o por el olvido, lo mismo a final de cuentas.
Entonces, de la misma manera que los primitivos ancestros o que los primeros apóstoles, deje toda idea de divinidad y fui a seguirla exactamente como a un dios, o diosa. El estado de gloria inconfundible y la adoración en cada sonido que venía de su interior.



Escena número 3. Messenger (fragmentos de) -continuación-.

Vicky Sancta says:
Yo creo que lo dices para hacerme daño
virtual diablo says:
el daño está hecho desde hace mucho tiempo, a estas alturas es ocioso seguir con lo mismo
Vicky Sancta says:
Y el amor ese que decías que es eterno y único
virtual diablo says:
estaba equivocado evidentemente
Vicky Sancta says:
Admites que te equivocaste!
virtual diablo says:
sí, me equivoco con frecuencia
Vicky Sancta says:
Yo no



Escena número 4. El tiempo y el espacio.

Dice Soledad que Vicky jamás tuvo oportunidad, ni la menor idea. Dice que me tomo por el hombro... después pero antes. Dice que no puedo entender la trayectoria del tiempo espacio y que el odio puede darse lujos de encontrar atajos para lograr venganzas de dulce sabor.
Mientras tanto en alguna parte del basto espacio hay una estrella que años atrás consumió imprudentemente todo su combustible y está en el ocaso de su existencia. Ni la arrogancia de la otrora luz pudo garantizar la perpetuidad. Entonces el brillo salvaje y hermoso se va convirtiendo en chorros de estúpida impotencia en el final de su vida. Por supuesto que ocurrió mucho tiempo y espacio antes, pero sólo ahora los ojos pueden percibir. El tiempo va y viene a su antojo.
Dice Soledad que Vicky no se merece nada. Dice que goza viendo a Vicky proyectarse hacía un callejón sin salida.
Pero si el cielo está poblado de estrellas y formas exóticas.
"Ya ni siquiera es tema".



Escena número 5. Ciudad Soledad.

Hubo un tiempo
que la ciudad se levantaba temprano
su vertiginoso ritmo hasta entrada la noche
parecía que los cuerpos volaban
el tráfico, el sonido de los celulares, el paso de prisa
y cuando amanecía el siguiente día

eran ruinas
abandonadas al paso del tiempo
una visión de su destino
como una pesadilla
y dolía cada calle, cada edificio, hasta el viento al dar vuelta en las esquinas

y así, un día luminoso
y otro terrible

pero siempre mis pasos
y Soledad -ángel terrible-
metamorfoseándose
volando en sigilo

cuando niño
solía correr con desesperación
podía ver ángeles y tragármelos
me hice una bestia terrible por las noches
condenado por pecados que no cometí

y aquella religión fue cayendo a pedazos
no quedaban ni templos, ni dioses, ni recuerdos, ni esperanza

entonces tuvo más sentido
la desesperación por alcanzar el fin del mundo
y estuve en tantas tierras distantes buscandolo

Soledad omnipresente
en cada ojos que miraba, en cada piel, en los alientos
en cada sorbo de café o de scotch
en las piedras mojadas que reflejan

sólo una fantasía.



Escena número 6. Nueva Soledad.

Soledad es un año completamente nuevo. Con nuevos continentes, polos y meridiano. Su más potente luz es negra, su elemento es la noche y lo más profundo del miedo. Cambia de mareas como cualquier mar, y es igual impredecible. Soledad se esconde en la simetría de las tragedias. Soledad se estrena en cada minuto que viene con el cambiante clima también. No pierde vigencia y su veneno es cada vez más adíctivo y más potente. Las deliciosas mentiras de Soledad. Nueva.



Escena número 7. Diablo.

Tengo que admitir que nunca quise, y tampoco fui bueno para leer los signos de los tiempos.
Nací un día bastante singular. En el barrio decían que ese día aparecían nuevas estrellas en la noche del cielo y que también en la tierra aparecía un alma con la capacidad de interpretar los deseos de Dios. Ese día nací yo. A mi me parecía casualidad, otros opinaban que estaba destinado a redimir muchas vidas.
Mis sumas no alcanzaban para explicar a Dios. A manera de hacerles entender, encendí fuego a los templos, en grandes lenguas de fuego renuncié a mi destino y comenzaron a llamarme diablo.
Soledad a la distancia sabía de los desatinos de esta comunidad ignorante, reía, se reía de nosotros.
Soledad también vistió de llamas, descendió a mi lado. Todo comenzó a develarse. La fragilidad de todas las creencias.
Nadie se salvo.



Escena número 8. Soliloquio.

El paraíso en llamas
el desierto de la vida cada vez más árido

el transito de las horas
inerte

el eco me trae
mi voz en distintas palabras
soliloquio de la locura

mi casa, en lo alto:
la luna, luz falsa:
mi cuerpo, apenas una sombra:
vagando, el abandono de la razón

las huellas que dejo
serán borradas por el viento apacible
la calma que derrumba cualquier ideología

sin guía
uno camina en círculos
piensa para llegar al origen

y tanto tiempo parece sin sentido
un desperdicio
del ser.



Escena número 9.

.
Por Oscar Huerta @ 10:40 p. m.  
miércoles, agosto 20, 2008
.

También a veces Soledad merece ser golpeada hasta la muerte y ser abandonada en un paraje desierto.

¿Es la divinidad un salvoconducto a los peores absurdos y chantajes?

¿Pero quién habrá de matar un ángel, agredir al máximo dios que se tiene al alcance?


Y huir lejos de lo que se pueda entender por amor.

A alguna tierra donde las voces estén apagadas permanentemente y los ojos marchitos.

Se muera el tacto, cada parte de un cuerpo que tan breve resulta, tan estúpido se interpreta.


Tantos siglos e igual número de historias, cuan desafortunada es la saga de relaciones entre mortales y deidades.

Como si fuera digno de aplaudirse cuando la voluntad y la perseverancia se torna en necedad.

Quién habrá de beber el veneno, si Soledad y yo.

Decídase en una partida eterna de ajedrez.

.
Por Oscar Huerta @ 11:24 a. m.  
lunes, julio 21, 2008
.

De enigmáticas proporciones, en ocasiones resulta ocioso preguntarse.

Soledad.

Más es una afirmación, una respuesta en sí misma.


En todo este tiempo no hemos podido construir un escenario para el tamaño que el milagro amerita.


Pero las tragedias simplemente ocurren.

Igual de caprichosa como la más fiera de las tormentas, que se oculta en la nube y se va desgarrando hasta inundar y matar si es necesario.

Soledad, traje que visto de día.

A la noche la desnudez es una mejor explicación.


Soliloquio del silencio, la brisa, la sombra, la serenidad para enumerar eventos comunes.

En los ojos del amor, cada segundo es maravilloso.

Sin embargo la suma, la hora, aplasta.


Quedan entonces, inéditas, las buenas preguntas.

.
Por Oscar Huerta @ 4:46 p. m.  
jueves, mayo 15, 2008
.

Soledad.

Satélite.

Trópico fatídico.

Solsticio de invierno.

Mujer boreal.

Abandona su luminosidad.

Emprende su camino.

Su lado oscuro.

Equilibrio.

.
Por Oscar Huerta @ 7:21 p. m.  
jueves, abril 17, 2008
.

Avanza la noche de la mano de Soledad.

Now she's on the edge.

Me gustaría verla volar, como antes.

Los recuerdos se presentan como una música asíncrona, me detengo.

En suma, la ausencia y la mujer.

So must be the same.

Pobre diablo, nunca le fue peor.

Dios tiene sus métodos, maldito imbécil.

Me chupo los dedos, ya no hay vuelta atrás.

Is not bad to be wrong.

Quién, podrá comenzar la ultima secuencia.

Y quién se atreverá a escribir el final.

Mientras el ojo tenga sed de morbo.

Soledad y su superstición.

.
Por Oscar Huerta @ 3:02 a. m.  
jueves, abril 10, 2008
.

A Soledad piace far finta che l’universo sia in ordine.
Eppure il caos la circonda.
Soledad recita contraddizioni cercando di esorcizzare la realtà.
La realtà contorta che si è trasformata in un cielo minaccioso.
Soledad è impaziente. A Soledad piacerebbe avere tutto sotto controllo.
Ma i suoi amanti sono goffi. L’amore scivoloso. Le ore il suo nemico.
Soledad è costantemente messa alla prova.
E tutte le volte fallisce.
Scrive note, dedica canzoni, nasconde sussurri Soledad.
C’è un registro dettagliato nel cuore della notte.
E tiene per sé tutti i desideri che considera indicibili, che però continuano a crescere, non smettono di ardere.
Lascia che le meteore collidano nel suo corpo. Sa resistere.
Il suo rifugio sono le canzoni che porta tatuate sul corpo, torna da loro, assapora ogni ricordo, non le rimane altro.
Soledad in silenzio, quieta, aspetta.
Incantesimo mai scongiurato che di notte si sveglia famelico.
Piange la luna e la sua luce si converte in lamento.
Soledad non si spiega perché la magia sparisca intempestivamente proprio quando lei crede di averne più bisogno.
Un filo di luce solare cammina lento, rompe il vuoto, si trasforma in colore, finirà per scappare.
Soledad fugace.
Concomitante la felicità effimera.
I mondi immaginari si sollevano con i rampicanti del giardino.
Odia Soledad tutto quello che scorre oltre la sua strada. A volte anche il rampicante che perde tante foglie e a lei vengono in mente tutte le opportunità perse.
Un passo falso e la conseguenza è il destino.
Legge le carte, il fondo della tazza di caffè, le linee della mano.
Soledad per antonomasia.
Come se non bastasse va via la luce e non ci sono più candele.
Fissa l’oscurità con attenzione e cerca le sagome.
“Porca puttana”, esclama.
A quest’ora non ci sono più gelaterie aperte e a lei non piace il cibo che vendono giù in strada.
Soledad si disubbidisce. Sa molto bene che può distruggere se stessa.
Ma fa il possibile per non mettere in rima, rompe il verso, lo profana come un atto di resistenza.
Le tracce che ha lasciato a proposito non vengono capite nel modo appropriato. A volte le sembra divertente mentre in altre maledice e odia.
Invidia il camaleonte.
Soledad comprende il significato della parola “eternità” quando soffre d’insonnia.
La marea della notte avanza inestricabile, le bagna i talloni, non c’è modo di scappare.
Sapere che il sole verrà, che l’alba è vicina, può non essere di nessun conforto.
Soledad, così, indifesa sulla punta dell’iceberg.

Traducido por Silvia di Marco para Burán.
.
Por Oscar Huerta @ 11:26 p. m.  
jueves, marzo 06, 2008
.

Tengo sed.

Confío ciegamente de todo lo que provenga de sus manos.

Haz un milagro.

Brota de sus venas líquido, se acerca a mi y bebo.

Un fuego devora, mi boca, se interna y va incendiando.

Más sed, como si estuviera perdido en el desierto, quema el calor, duele cada mordida de la lumbre.

Fiebre.

Estalla volcán.

La muerte es como una balada dulce, a eso huele.

Un ángel puede tener alas, o bien la puerta del infierno.

Del amor un torrente de dolor.

Va hilando imposibles.

Efecto: droga desbocada que corre por las venas; delirante vals; remolino de pasión.

El arrepentimiento nunca llega.

-Dí que me amas-.

Mis dedos hechos raíz se aferran y no encuentran nada en la tierra yerma.

No hay voz que pueda salir de mis ramas.

¿Deseas?

Solamente los débiles y los valientes pueden hacerse matar. Yo no soy, ni uno de ellos.

Lee de mis páginas, las va arrancando a placer, van quedando vacíos, y comienzo a perder el sentido.

Una palabra es suficiente.

Este ayuno es una eternidad.

Puedo distinguir entre un sueño y la vigilia, pero me rehúso.

Sugerentes imágenes me hacen pensar que Dios se encuentra cerca de mi, muerto, yace abandonado, lleno de tierra y sol.

Recuerdo que esta humanidad me hace vulnerable.

Hace tiempo que lamentarse sirve para nada. Tampoco hacer oración, barcos que a la deriva erran su destino.

Naufrago que busca una isla.

Ensoñación que permite -en plena inconsciencia- continuar.

Lolita absurda e inalcanzable.

La frontera de la locura se puede traspasar, porque los pies imperativos llevan a otros lugares, sin certezas.

Alguien antes, dejo marcas en el camino, pistas.

Juego de seres etéreos.

Irreflexivo leit motif, movimiento al azar.

En el presentimiento existe una dosis de sabiduría, pero ¿es ético actuar en ventaja cuando la vista alcanza el tiempo futuro?

En la renuncia está la máxima virtud, y la desventura.

Quién tiene tiempo de leer un poema cuando las estrellas, la luna y los planetas continúan en movimiento.

Roca poema, espera que el necio erosione y abra un cauce.

Escribe, una declaración de amor, no es para mi.

Aquellos ojos pueden traer el viento del otoño, grisáceo me torno cuando en declive, incontrolable, voy descendiendo.

No hay salvación que alcance para los dos.

Y si puedo cortar la línea, puedo también elegir seguir bebiendo veneno.

Será un chocolate.

Sobre la piel, tragando mi lucidez.

Consumando la venganza.

.
Por Oscar Huerta @ 11:23 a. m.  
miércoles, enero 30, 2008
.

Me gusta verla constelar


acostada boca arriba

acomodando los astros con sus manos


bebe crema de estrellas


es una adicta al cosmos.

.
Por Oscar Huerta @ 7:02 p. m.  
martes, enero 15, 2008
.

Hay una oscuridad momentánea en el eclipse.
Un obstáculo calculado.
Breve suspiro.

La ruta de la luz es el fondo del asunto, la interrupción de los hilos, la ilusión de un anillo de diamante, la ondulación a razón de la fuerza.

Las sombras serían simétricas, excepto por la voluntad del tiempo.
En abstracto: la intuición de la mirada.
A falta de evidencia la sospecha.

Claroscuros en el vacío espacio.

El negro brillante, traga y se desdobla.
El laberinto del espacio.
Pulsa.

.
Por Oscar Huerta @ 1:00 a. m.  
lunes, diciembre 31, 2007
.

Soledad: luz y oscuridad: le gusta la claridad del sol y la nitidez del negro: toma partido siempre: según la circunstancia: blanco fulminante o absoluto negro.

El gris me queda a la medida: los nublados que pueden vencer sea de noche o de día: desde el claro tímido de nubes ligeras hasta el denso cargado de pesadillas y tormentas.

Así: Soledad a la hora en punto: yo me quedo con el resto de los minutos.

.
Por Oscar Huerta @ 12:22 a. m.  
miércoles, diciembre 19, 2007
.

- Dame una chispa.

- Tengo una idea.

- No, soy gasolina.

- Sé espontánea.

- Nada accidental.

- Hay letras de por medio.

- Estoy cansada de fronteras.

- Una telaraña por el contrario.

- Bastantes trampas hay.

- Tienta a la suerte.

- Silencio o monosílabo.

- Sigue las huellas.

- Soy un ciclo.

- Tan breve.

- Salmón en tu corriente.

- Morir es un buen destino.

- Multiplicarse.

- Habías renunciado a las religiones.

- No creer es creer con vehemencia.

- La chispa que esperabas.

- Igual la fe.

- Inexistente.

- Invisible.

- Finalmente negación.

- Por partida doble.

- Estar condenado al fracaso.

- Blanco y negro.

- Cuadricula.

- Predecible en movimiento.

- Consta el infinito.

- Poema cuántico.

- Jaque.

- Sólo esta vez.

.
Por Oscar Huerta @ 11:13 a. m.  
miércoles, noviembre 07, 2007
.

Soledad en el pulso de las cosas.

Hay veneno en cada espacio de la casa, la interminable danza de los minutos.

La calma que precede al látigo del infortunio.

Por momentos el tiempo se desplaza en cámara lenta, la inercia habitual no parece detenerse, es entonces, los paisajes se descuadran y pintan lugares surreales, las fotografías pierden su punto de referencia y los elementos se hacen borrosos, al extremo que desaparecen algunos.

Respirar esta adicción a la desventura, mezcla de destino y resignación.

Empero no seré presa de la histeria de los días, ni de los trucos de la noche.

En la espera voy venciendo la incredulidad en los fantasmas.

Asirse ansiosamente a las sombras.

A estas horas la atmósfera muerta delata el hambre, la de los dioses y demonios que se disputan las almas a la deriva. En el horizonte, más allá de las capas de humo y de sonidos desordenados, se libra en el cielo una batalla por los sueños, los colores cambian y se mezclan constantemente en azules y rojos; el sol y los ojos en complicidad renuncian para dejar lugar al negro absoluto.

Es tan ocioso hablar en términos del bien y el mal.

La taza de café es tan elocuente. Ardía y se va enfriando. Con el paso de las horas van surgiendo islas hasta conformar un continente. Así que el ritual y la cábala fallan y es inevitable golpearse la nariz con la realidad.

El diálogo con el vacío.

Soledad en la punta de los dedos. Como si fuera un trozo de carbón esboza explicaciones en el aire.

Naipes, palabras. Leer el futuro. El poema se va formando como una pirámide, la ruta consiste en que la base siempre tiene que ser más amplia que la escalera que va ascendiendo, por eso cada vez es más preciada la brevedad del aliento y la voz concisa. El espacio ocupado por el eco. Los fragmentos de luz -cada vez más tenues- rebotando en la habitación.

Esperar por el próximo movimiento en la cuadricula de los días.

.
Por Oscar Huerta @ 10:47 p. m.  
martes, septiembre 18, 2007
.

Quien tiene el hábito de escribir sabe lo difícil que es enfrentarse a la página en blanco, encontrar una grieta o un agujero en la superficie blanca es una empresa monumental, se puede durar días sin lograr penetrar y hacerla sangrar.

Más por casualidad que por habilidad se encuentra uno en la corriente del río, y una felicidad inconmensurable se apodera de la pluma, un frenético rodar y dejar renglones uniformes, cardumenes de letras que mantienen el verso a pesar del capricho del clima.

La musa no deja de llover y alimenta... mejor dicho inunda la vena hasta que literalmente la hace reventar. Cuando creo haberme librado sigue el agua corriendo y la sensación de cansancio se apodera de cada palabra.

Es gracioso que así sucede con Soledad, tanto tiempo rogando porque aparezca la musa perfecta, milagrosamente ocurre y al cabo de días el deseo que me despierta es el de verla caer y descender hasta perderla de vista.

Maldita hambrienta, pero tan fértil es como vulnerable, así que cualquier día un fuego accidental puede terminar con todo, mandando al infierno un sueño que sin duda, devino en pesadilla.

.
Por Oscar Huerta @ 11:53 p. m.  
miércoles, agosto 22, 2007
.

Un paso adelante y el abismo, un paso atrás la seguridad habitual.

Salta, anda. Dice Soledad a mis espaldas.

Supongo que la genialidad de Soledad reside en la dicotomía: no hay nada más irresistible que saltar al vacío para encontrarse con la incertidumbre, abrazarla en el camino hacia cualquier lugar. Pero también es muy cómodo dar un paso atrás y quedarse quieto en los sitios y en los tiempos acostumbrados.

Sé Alicia, sé Neo. Insiste con su vocecita.

Es tanta la influencia de Soledad que estoy en el límite, y duele pensar que me conduce a estas situaciones como si estuviera jugando, porque siente tanta curiosidad de lo que puedo hacer por ella. Mientras tanto yo me juego la vida.

¿Tiene caso quedarme con Soledad y guardar mis mejores poemas para cuando ella muera? ¿O vale más lanzarse al abismo y que las hojas y anotaciones vayan dejando un rastro del camino a las profundidades?

La vista engaña, al mirar deseo quedarme; con los ojos cerrados las imágenes se extravían y me seduce la idea de una caída.

Ahora Soledad llora. Me desconsuela que no me importen sus lágrimas. Seguramente en la guerra íntima ya perdió su norte, la esperanza y la paciencia no es suficiente para decir que se resiste. Seguirá esperando. Algún tiempo yo con ella.

.
Por Oscar Huerta @ 3:08 p. m.  
lunes, agosto 13, 2007
.

Si últimamente no han encontrado material nuevo es porque Soledad me ha pedido, digamos supervisar o intervenir, ella lo llama participar; quiere incluir su punto de vista, para que no sea una opinión unilateral.

Pero.

¿No es acaso ella lo que percibo?

Ella dice ser alguien, algo quizá. Pero cuando se describa a si misma, pareciera que está hablando de otra persona.

Entonces van mis poemas, y lejos de que haya un complemento, los destroza. Abre fuego y queda el reguero de frases y letras, tan imposible de integrar los fragmentos.

Luego me regresa textos que no tienen que ver con Soledad.

Así llevamos varias semanas, y recurro a algunas canciones que sencillamente tienen su nombre en alguno de los versos.

Mientras tanto.

.
Por Oscar Huerta @ 12:52 a. m.  
jueves, agosto 02, 2007
.

Te mentí, y me dejaste hacerlo
pero igual jamás voy a engañarte

Soledad, mi cuerpo sigue ardiendo
tanto hablar de un sueño recurrente


Camaleón
Soda Stereo


.
Por Oscar Huerta @ 1:09 p. m.  
martes, julio 31, 2007
.

Tienes el cóctel que envenenará

mi soledad



El ritmo de tus ojos
Soda Stereo


.
Por Oscar Huerta @ 11:02 a. m.  
miércoles, junio 20, 2007
.

Una soledad comprendida es una soledad acompañada.
Ricardo Yáñez

.
Por Oscar Huerta @ 11:58 a. m.  
martes, junio 05, 2007
.

En síntesis Soledad de pocas palabras.

El tenue trazo que se pega a la piel y se enreda.

Trepadora araliácea...

...deja el corazón marcado en cada hoja.

Milagroso mar que se eleva y ahoga.

Tres por ocho compás Soledad.

Territorio despoblado donde predica su melancolía.

.
Por Oscar Huerta @ 12:11 p. m.  
domingo, junio 03, 2007
.

Implícita complicidad, un cruce de miradas, y labios húmedos.

Trueque, tan primitivo: una imagen por un verso.

.
Por Oscar Huerta @ 11:17 p. m.  
martes, mayo 29, 2007
.

Soledad susurrando, clavando el aguijón sin embargo.

El poeta se retuerce, hace algunas líneas, deja las letras a mitad del camino.

Tropieza con ellas, emite un grito infinito, un esbozo de luz.

La contempla, mientras se mimetiza, nocturna, selenita.

Partida de silencios: mosaicos, flashazos, instantes precarios.

.
Por Oscar Huerta @ 12:09 p. m.  
miércoles, mayo 09, 2007
.

Manías por miles las de Soledad.

Descuelga la bocina con la certeza que no estoy en casa.

Ahí, la Soledad de naturaleza infinita y un soliloquio de varios minutos grabado en el éter de la contestadora.

No quiere hablar conmigo, sino con ella, y en el camino mi contestadora y mis oídos imaginando que no está sola y que de ninguna manera navega a la deriva.

Nada al azar, acomoda lo que necesita para ocultar su fase depresiva, se le pueda ocurrir traer la noche y envolverse en ella, o hacer florear al imposible y maquillar su cuerpo.

Sabe que no hará sentir cosas bonitas ni de colores neutros, quiere por el contrario reflejar los abismos que guarda en sus manos.

Heridas, nostalgias, dictar un guión, terminar la película, e irse lejos, ajena.

Precisamente en el mismo sentido, está el poeta, escribiéndole a ella y Soledad ignorando las mareas que desata con el capricho de su aliento.

Chau Soledad.

.
Por Oscar Huerta @ 11:48 a. m.  
miércoles, abril 11, 2007
.

Durante un tiempo, breve, por algunas semanas.

Soledad escribía en hojitas de su cuaderno, textos aparentemente inconexos.

Arrancaba el trozo donde sus letras y la pegaba con cinta adhesiva, en cualquier lugar.



Había por supuesto el factor del azar, si me encontraba con la hoja leía su contenido, muchas veces volvía para leer varias veces.

Lejos de concretar el texto, éste se multiplicaba, cambiaba frenéticamente. Una aventura inasible pero irrenunciable.



Por días había hojas aferradas a la cinta, y a un poste, o a una ventana, o a una puerta, a un mueble, a un auto, a cualquier objeto.

Seguramente terminaban por caer, presa de los elementos.



Leí varios, nunca suficientes. Claro que me perdí de otros, quiero pensar que no fueron muchos.

Pero dejo de hacerlo.

Me gustaba mucho leerla, porque es una forma de tocarla.

Y se sabe, lo que uno toca lo hace suyo.
.
Por Oscar Huerta @ 1:18 p. m.  
sábado, febrero 17, 2007
.

roto el poeta
las letras le gotean a la musa
caen
se las bebe la tierra sedienta

mejor para todos
una flor radiante
para Soledad

.
Por Oscar Huerta @ 10:46 a. m.  
miércoles, enero 10, 2007
.

¡Soy Soledad! ¿qué esperabas?

.
Por Oscar Huerta @ 11:01 p. m.  
miércoles, diciembre 13, 2006
.

Seguramente Soledad es ese abismo que quebra la luz.

Aquel ángel que es ausencia estando presente o no.

La silueta envenenada que enciende la oscuridad y traga ilusiones.

Pero de Soledad también se vive, porque la zozobra es una religión de caminos misteriosos.

Soledad consustancial al azar, al capricho de las horas.

Es la sombra que proyecta la eternidad, que lo inunda todo, ineludible, incolora pero incisiva.

Queda solamente:

Violarla con un guiño.

Desmenuzarla en gritos y olores.

Seducir cada rayo de luz que deja escapar.

Matarla de celos.

Hacerla pagar el precio.

.
Por Oscar Huerta @ 12:52 p. m.  
El autor
Yo: Oscar Huerta
Desde: Guadalajara, Jalisco, Mexico
Mi info: en blogger
Enlaces
Bitácoras
Anteriormente
Por mes
Juguetitos

Free Blogger Templates

BLOGGER




imagen
© Habitual Soledad .Template by Isnaini Dot Com